Métodos de aborto

Esta es la historia de dos mujeres que decidieron abortar.

Ana decidió abortar con pastillas compradas por internet, y Sandra decidió abortar con el mismo proceso en una institución. Te contamos la historia de estas dos mujeres y su diferencia.

Ana cuenta con la misma característica de Sandra, ambas son estudiantes, ninguna de ellas quiere tener un hijo en estos momentos de su vida, apenas comienzan su carrera. Ana decide buscar en internet pastillas para abortar en su ciudad, al encontrar bastantes páginas que se dedican a vender medicamento decide contactar una de estas páginas. La cual le indica la dosis a tomar y su valor, Ana decide pagar el envío. Están llegan con unas instrucciones las cuales sigue al pie de la letra. Al ver que estas no le hicieron ningún efecto se comunica con la línea en las cuales las adquirió y habla con una doctora que se identifica como tal. Y le indica que debe tomar más dosis las cuales Ana paga de nuevo. Ana estuvo a punto de morir tomó más de 12 pastillas de este medicamento.

Ana tuvo una hemorragia, su familia tuvo que llevarla a un hospital de urgencia, Ana perdió el útero y no podrá crear una familia luego de terminar sus estudios, adicional toda su familia se enteró.

Ahora Sandra también en la misma situación de angustia busca por internet y encuentras pastillas para abortar. Realiza el mismo proceso, pero con la diferencia que acude directamente a una institución y soluciona su situación

¿Cuál fue la diferencia para que una de ellas estuviera a punto de morir y la otra solucionara su situación con el mismo proceso?

Ana tenía una condición especial en la sangre, esta condición no era conocida por la supuesta doctora que la atendió en una de estas páginas que venden medicamento por internet. Ana solo siguió las instrucciones para abortar de una manera confidencial y clandestina.

Sandra que se encontraba en la misma situación y quería que nadie se enterara, prefirió no arriesgarse y busco a una entidad donde ella pudo verificar por si misma que las personas que la estaban atendiendo tuvieran el conocimiento y estuvieran autorizados para realizar este proceso.

Sandra fue atendida por una doctora la cual le explicó cuáles serían los síntomas, los riesgos y los cuidados a tener, todas sus opciones, adicional a eso le realizó una valoración médica la cual identificó algunos antecedentes médicos, con los cuales Sandra debía tener cuidado con la dosis a tomar.  La doctora le suministró el medicamento.

Sandra pudo solucionar su situación, sin embargo, Ana gastó todo su dinero en un proceso que no le dio resultado y este casi le provoca la muerte.

Ana por haber tomado tanto medicamento casi muere.

Como podemos ver la diferencia es que una se auto médico, y la otra no.  A pesar de que, como Sandra, otras mujeres temen sufrir consecuencias graves al practicarse abortos clandestinos, también evitan ir a centros médicos porque podrían ser calificadas como “delincuentes”. Debes informarte bien que estos sitios no sean ilegales, adicional que no intenten cambiar tu decisión ya que en Colombia el aborto es legal.

El camino que tomo Ana es el más peligroso, ella no contaba con la información clara y se dejó llevar por personas que solo le interesa vender unas pastillas para abortar, sin contar que estas pueden ser falsas, adulteradas, de contrabando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s