ABORTO SEGURO

venta de cytotec misoprostol medellin
Venta de cytotec misoprostol Medellin

En abril se anunció que la propagación del virus de Zika a lo largo de América Latina puede causar microcefalia, por lo que los líderes de la región se han visto bajo una presión creciente para flexibilizar algunas de las leyes más duras del mundo en contra del aborto.

Solo dos países de América Latina han legalizado el aborto: Cuba fue el primero, en 1979; Uruguay el segundo en 2012. Pero la experiencia del segundo, uno de los países más democráticos en América Latina, es la que ha dado una lección con la reforma, o al menos una visión de lo que se puede lograr.

Comenzó 10 años antes de que se aprobara la ley con un protocolo médico llamado el “Modelo Uruguay”. Los creadores lo consideran un “paso intermedio” hacia la aceptación del aborto; el protocolo se diseñó para hacer más seguros los abortos que suceden en la clandestinidad.

Al igual que en otros países donde el aborto está penalizado, las mujeres en Uruguay habían utilizado el medicamento misoprostol (Cytotec), que se desarrolló originalmente para tratar úlceras.

Searle no previó que, para mujeres con control limitado sobre sus vidas reproductivas, la advertencia en la etiqueta —“Cytotec no puede ser ingerido por mujeres embarazadas”—

La respuesta de los gobiernos fue limitar las ventas del medicamento a hospitales y farmacias registradas con la autoridad local. Algunos estados en Brasil prohibieron totalmente el misoprostol. Aunque las mujeres lo podían seguir consiguiendo (y lo hacían) en el mercado negro, los estudios sugieren que lo usaban con muy poco conocimiento de las dosis adecuada o el modo de administración, de los efectos secundarios y de los cuidados posteriores. Algunas informaron que lo confundían con otras píldoras, como los anticonceptivos orales o de emergencia.

“La utilización del misoprostol en la práctica clandestina del aborto se ha desarrollado en gran medida con base en prueba y error”, según escribió Joanna N. Erdman, directora asistente y catedrática MacBain de Leyes y Políticas de Salud de la Escuela de Derecho Schulich en la Universidad Dalhousie, en un artículo de 2011 publicado en la revista especializada Harvard Journal of Law and Gender. El dilema, agregó, era “cómo darle a las mujeres información segura en un ambiente con restricciones legales”.

Fuente: http://cucuta7dias.com/aborto/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s