Alto riesgo: Jóvenes abortan en casa con Cytotec.

Cytotec (Misoprostol) fármaco diseñado originalmente para su uso en la ulcera gástrica, por su capacidad para inducir la producción de moco gástrico protector de la mucosa, está contraindicado (prohibido su uso), para las mujeres embarazadas, y precisamente eso lo ha popularizado como el más eficaz, rápido y barato para terminar con la gestación. Se vende libre en las farmacias, y en Internet se promociona más para provocar abortos que para lo que fue inventado, y hasta indican los pasos a seguir para lograr su efectividad

La prueba es el caso de una chiquilla de 17 años quien hace pocos días interrumpió su embarazo a las 32 semanas de gestación utilizando Cytotec. Las compró en una farmacia, sin prescripción médica, tras leer en Internet las indicaciones de cómo utilizarla para abortar. Al poco tiempo la joven fue llevada de Emergencia a un Hospital local, presentando fiebre muy alta y hemorragia típica del aborto inducido, la joven de escasos recursos económicos, tomo la decisión de abortar tras ser abandonada por su pareja quien le manifestó no se encargaría de la manutención del bebe.

En Nicaragua el aborto es considerado un delito. Según la Ley 603, aprobada el 26 de octubre de 2006, las mujeres que se sometan a un aborto –así sea terapéutico– y los médicos que lo practiquen, podrían enfrentar penas de hasta 20 años de cárcel.

La tableta de Cytotec tiene un costo de 14 córdobas con 50 centavos (unos 68 centavos de dolar) y para su venta no se requiere receta medica. Dicha medicación también se usa en las salas de labor y parto de los hospitales, cuando la parturienta está a punto de dar a luz, se les suministra la cuarta parte de la tableta para dilatar el cuello del útero y no retrasar el proceso de parto. Su administración oral es recomendada para tratar úlcera gástrica, y en otros casos, de manera inapropiada, para ocasionar abortos.

Aborto al alcance
“Rebeca” tenía 21 años cuando supo que en su vientre, dos semanas atrás, una vida comenzaba a formarse. En vez de felicidad, sintió angustia.

“No me sentía preparada para asumir la responsabilidad de ser madre”, cuenta, argumentando que, entonces, ella y su novio tenían como prioridad desarrollarse profesionalmente, y claro, disfrutar los primeros frutos del trabajo con su círculo social. Un hijo no cabía en su esquema.

Tomó la decisión de interrumpir el embarazo y la solución se la dio una amiga. “Me dijo que había unas pastillas que eran abortivas, baratas, y, sobre todo, que las vendían en cualquier farmacia”, relató.

La amiga, que antes también las había utilizado para librarse de un embarazo no deseado, le dio las instrucciones para que el objetivo no fallara.

“Fue fácil. Fui a la farmacia, las compré y una noche hice exactamente lo que mi amiga me dijo; me acosté, y a media noche empecé a sentir unos dolores terribles”.

Narró que le inició un sangrado vaginal abundante. El proceso de aborto había comenzado, y según las instrucciones de su amiga, debía aguantar los dolores hasta que calculara que los rastros de la pastilla hubieran desaparecido de su útero.

Al siguiente día las recomendaciones de su “guía” la llevaron a la consulta de una ginecóloga. Rebeca cree que la doctora no se enteró de que ella se había provocado el aborto. Allí la trataron como quien presentaba una pérdida espontánea.

Así que le practicaron un doloroso legrado, porque la pastilla no evacua todo el producto (feto en desarrollo) . Luego, con tratamiento y control médico, se recuperó físicamente, aunque dice que, en lo emocional, la secuela de un acto de este tipo es un remordimiento profundo.

La pastilla que utilizó “Rebeca” es la popular Cytotec. Como esa vez le resultó efectiva para salir del “problema”, nunca olvidó su nombre ni fórmula.

Años más tarde, y de nuevo por “accidente”, Rebeca quedó embarazada de su novio de entonces. Aún consideró no sentirse “preparada” para asumir la responsabilidad de la maternidad y recurrió nuevamente a la pastilla. La volvió a comprar sin problemas ni contratiempos que le permitieran al fármaco cumplir con el objetivo.

Citotec popular “on line”
Si en el buscador de Google usted escribe el término citotec o cytotec, lejos de aparecer la razón de ser real del fármaco, se le presentan centenares de sitios y foros donde se refieren a este medicamento como pastillas abortivas. En la red le dicen desde cómo utilizarla para ayudarle a deshacerse de un embarazo de pocas semanas y sus consecuencias, hasta los peligros que su uso representa.

Incluso, existen páginas que promocionan las tabletas, de manera irresponsable, como el “método más seguro” al que puede recurrir una mujer que desee inducirse un aborto sin tener que solicitar auxilio médico, o bien sin tener que buscar solución a su “problema” en clínicas clandestinas, obviando los altos riesgos que para la salud de la mujer implican este tipo de practicas ilegales que van desde la rotura del útero por hiperestimulación hasta una embolia (tapón o coágulo ) de liquido amniótico 100% mortal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s