Embarazo adolescente y aborto Cytotec Misoprostol Medellin

La sexualidad es principalmente la construcción social de un impulso biológico, que es además, multidimensional y dinámica.

Es decir, la experiencia que una persona tenga de la sexualidad está mediada por la biología, los roles de género y las relaciones de poder, como también por factores tales como la edad y la condición social y económica.

Pero la influencia social más profunda sobre la sexualidad de una persona proviene de los roles de género preestablecidos, las normas y valores sociales que determinan el poder relativo, las responsabilidades y las conductas de hombres y mujeres. Por lo tanto, la experiencia individual de la sexualidad no es más que la expresión de ese desequilibrio.

Los embarazos no deseados son especialmente comunes en adolescentes, mujeres solteras y mayores de 40 años; sin embargo, también se dan en otros grupos de edad. Su frecuencia parece ser mayor entre las mujeres de escasos recursos y bajo nivel educativo, aunque ocurren en todas las clases sociales. Sus consecuencias no solo afectan a las mujeres, sino también a los hombres y a las familias. Cuando una mujer queda embarazada sin desearlo, sus alternativas son básicamente dos: intentar interrumpir el embarazo mediante un aborto inducido, o continuar con el mismo y dar a luz a un hijo que, probablemente, tampoco será deseado. Es un compromiso de todos responder ante ambas situaciones, ya que los embarazos no deseados son, en gran medida, una responsabilidad social.

En el estudio realizado se observa una alta prevalencia de embarazos no deseados, al estimarse la ocurrencia aproximada de siete de estos eventos mensualmente; situación problemática para cualquier centro de enseñanza debido a las consecuencias de diversas índoles que esto puede ocasionar. Una encuesta realizada a adolescentes, universitarios y adultos jóvenes de Cali muestra que en la población de estudio se encontró una prevalencia de embarazo no deseado del 15,5 %.

Las cifras para Cuba en los últimos años también son de importancia, donde la cantidad de abortos por cada 100 nacidos vivos se ha mantenido por encima de 50 en la última década, sobre todo en aquellas mujeres que por desconocimiento o despreocupación no utilizan ningún método contraceptivo.10 Por otro lado, aproximadamente 210 millones de gestaciones ocurren cada año en todo el mundo, de los cuales se estima que el 38 % no son planeados y 22 % termina en aborto. Dicho de otra forma, diariamente ocurren aproximadamente 100 millones de coitos en el mundo, que traen como resultado 100 mil embarazos: uno de cada 200 no planificado y uno de cada 400 no deseado.

En América Latina y el Caribe, de los 18 millones de embarazos que se producen cada año, el 52 % no son planeados y el 21 % terminan en aborto. No obstante, para que se tenga una idea de cómo este fenómeno afecta casi por igual a todas las sociedades, en Estados Unidos, considerado la primera potencia económica mundial con uno de los más desarrollados sistemas de salud en el planeta, se plantea que más del 50% del total de los embarazos no son intencionales o esperados.

Estudios y publicaciones internacionales han demostrado y destacan que la educación sexual en adolescentes promueve una actitud más madura y responsable frente a la sexualidad, lo que eleva la edad de inicio sexual y el uso de anticoncepción, y disminuye el número de embarazos no deseados en adolescentes.

En Cuba, la política educacional y de salud incluye programas de educación sexual en todos los niveles desde la enseñanza primaria. En estos programas se hace énfasis en los riesgos del embarazo en la adolescencia y en el uso de anticonceptivos para evitarlo, así como el conocimiento de las infecciones de transmisión sexual. A pesar de lo planteado anteriormente, en el estudio realizado, más de la mitad demostró una cultura inadecuada sobre salud sexual y reproductiva, lo cual habla de inmadurez e irresponsabilidad.
De igual forma, un elevado porcentaje de encuestadas mostró un mal uso de los métodos anticonceptivos, lo cual puede estar relacionado con el nivel de conocimiento que presentaron.

Estudios realizados con adolescentes abortistas evidencian superficialidad en el conocimiento de métodos anticonceptivos; el establecimiento de relaciones de pareja simultáneas y fortuitas; la mayoría no tienen hijos y acuden al aborto para no enfrentar la responsabilidad de tenerlos. Más de la mitad son muchachas solteras que tienen similares ritmos de actividad sexual que sus congéneres casadas y por tanto, expuestas al mismo riesgo de embarazarse.

En la investigación, más de un tercio de las encuestadas mostró un bajo nivel de conocimientos sobre salud sexual y reproductiva. Esta proporción aumentó a más de la mitad en el grupo de estudiantes que tuvieron embarazos no deseados. Esto evidenció que las alumnas con un bajo nivel de conocimientos sobre salud sexual y reproductiva presentaron dos veces más embarazos no deseados que las que tuvieron un mejor nivel de conocimientos. Estos resultados están en correspondencia con los obtenidos en una investigación realizada en Colombia, la cual muestra que los grupos con una educación sexual mala y regular presentan un riesgo de embarazo no deseado de 1,76 y 1,95 veces mayor que el grupo que tiene una buena calidad de educación sexual.7 En este mismo país, pese a los logros alcanzados en el uso de anticonceptivos a lo largo de las dos décadas anteriores, en el 2008 el 67 % del total de los embarazos fueron no planeados, lo que representa un aumento sustancial con respecto al 52 % registrado en 1989.

De manera similar, la proporción del total de embarazos que terminaron en aborto inducido aumentó en una tercera parte de 1989 a 2008. Estos aumentos probablemente se deben a la creciente motivación de las mujeres para evitar los nacimientos no planeados, la cual no ha ido a la par con el uso eficaz y consistente de los métodos modernos.

Las cifras para Cuba en la última década también son de importancia, donde la cantidad de abortos por cada 100 nacidos vivos se ha mantenido por encima de 50, sobre todo en aquellas mujeres que por desconocimiento o despreocupación no utilizan ningún método contraceptivo.

Los resultados obtenidos están en correspondencia con lo que plantean algunos autores al aseverar que la influencia familiar es fundamental en la determinación del comportamiento sexual de sus miembros y sobre todo de los más jóvenes. A través de la comunicación familiar se transmiten valores, concepciones, acciones y comportamientos sobre sexualidad. El grupo escolar en el que se desenvuelve el adolescente ejerce gran influencia y su conducta va a estar altamente influenciada por la opinión del grupo a la hora de tomar decisiones y acometer una tarea; además este constituye una vía de transmisión de normas, comportamientos y valores, que en ocasiones es más influyente que la propia familia.

La actividad sexual en los adolescentes se ha convertido en una norma; la mayoría considera que es necesario realizarla, y así tratan de buscar aceptación del grupo.

En el caso de la salud sexual y reproductiva son las mujeres las que enseñan a sus hijas los secretos de la menstruación, la higiene asociada a esta y a las relaciones sexuales, los secretos del embarazo y la sexualidad asociada, los dolores del parto, el cuidado de los hijos y ya casi al final de la vida reproductiva, qué es el climaterio y la menopausia. No obstante, son pocas las que logran incluir en el currículo del tema los placeres de la sexualidad, la diversidad sexual, en especial la orientación sexual y los comportamientos sexuales responsables, seguros y protegidos. En muchos países, actualmente de forma sistemática no se ofrece educación sobre el comportamiento sexual responsable e información clara en el hogar, la escuela y la comunidad; por lo tanto, la educación sexual que reciben viene a través de personas muchas veces desinformadas.

En el estudio, las consecuencias presentadas a raíz de un embarazo no deseado estuvieron enmarcadas por las de tipo sociales y las psicológicas. Tradicionalmente se había considerado que un embarazo no deseado tenía para la chica solo algunas consecuencias orgánicas, con un efecto limitado por el tiempo; sin embargo, actualmente se sabe que desde el momento en que conoce que se ha quedado embarazada y tome la decisión que tome (abortar o tener el hijo), está expuesta a importantes consecuencias no solo orgánicas, sino también psicológicas, sociales, económicas, educativas y laborales; pudiendo extenderse los efectos de muchas de ellas incluso hasta muchos años después del embarazo.

La certeza de un embarazo provoca serios trastornos psicológicos como ansiedad, desesperación, una sensación de no tener salida, fuertes sentimientos de culpa por haber fallado a los padres, conflictos familiares, a lo cual se une muchas veces el abandono de la pareja o no querer asumir su paternidad y problemas que pueden derivar en deserción escolar. Además, el futuro de una joven embarazada se ve seriamente amenazado en cuanto a sus oportunidades, tanto de estudios como laborales, lo que ocasiona una frustración de su proyecto de vida.

Esto hace que las consecuencias sociales sean las más frecuentes en esta población, lo cual tiene una importancia reconocida, también en el mundo, ya que para toda joven que presenta un embarazo no deseado las oportunidades personales y sociales se limitan seriamente. El proyecto de vida de la joven embarazada se trunca o interrumpe, la joven sale de su entorno, a veces es expulsada de su familia, su proceso de vida se altera de manera abrupta y se ve inmersa en el mundo adulto, extraño para ella y a menudo hostil. Su desarrollo personal, su calidad de vida y su inserción en la sociedad se limitan severamente.

El impacto del embarazo en la adolescencia es psicosocial y se traduce en deserción escolar, mayor número de hijos, desempleo, fracaso en la relación de pareja e ingresos inferiores de por vida. Constituye a perpetuar el ciclo de la pobreza y la “feminización de la miseria”. El embarazo en la adolescencia representa un serio problema social.22 Se considera desde el punto de vista médico y social como una situación de riesgo. Muchos problemas se suscitan dado que la adolescente tiene rechazo del entorno e inmadurez biopsicosocial, lo que constituye un grave problema en salud pública tanto en América Latina como en el resto del mundo.

El aborto provocado es un problema social, consecuencia generalmente de un embarazo no deseado. Los riesgos sociales de un embarazo en la madre adolescente se traducen en mayor deserción escolar y baja escolaridad, desempleos más frecuentes, ingreso económico reducido de por vida. Mayor riesgo de separación, divorcio y abandono. Mayor número de hijos.

Las consecuencias biológicas y docentes, representaron un tercio de las complicaciones descritas, lo cual se debe a que estas se encuentran estrechamente relacionadas, ya que por lo general una conlleva a la otra. Universalmente el embarazo no deseado en las jóvenes, limita las oportunidades de estudio o de éxito educativo de las mismas. En ese momento muchas abandonan las escuelas y otras tantas no regresan a clases después del embarazo, y sus oportunidades de alcanzar un trabajo remunerado son menores.
Se le da vital importancia en el mundo entero a las consecuencias biológicas ya que estas pueden llegar a ser nefastas. Cuando el embarazo culmina en aborto, las repercusiones médicas fundamentales son: sepsis, hemorragias, perforación uterina, complicaciones anestésicas, incompetencia cervical e infertilidad, eso sin mencionar la muerte materna en que el aborto ocupa un lugar importante dentro de sus causas.

“Se puede concluir que el embarazo no deseado tuvo una alta prevalencia debido a una inadecuada educación sexual con un grado significativamente bajo de conocimientos sobre el tema, con consecuencias fundamentalmente sociales y psicológicas”.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Manuela Arredondo. dice:

    Me gusta el articulo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s